Sugiere diputado del PRD interponer recurso de inconstitucionalidad contra la ley del garrote en Tabasco

  • Esta reforma es una violación de derechos a la libertad de expresión que criminaliza la genuina protesta ciudadana: Víctor Hugo Lobo Román

Derivado de la aprobación a la reforma del Código Penal de Tabasco, el diputado del grupo parlamentario del PRD Víctor Hugo Lobo Román, presentó un punto de acuerdo para exhortar a las autoridades de dicha entidad a interponer el recurso de inconstitucionalidad contra la llamada “ley del garrote”.

Durante la sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Ciudad de México, el diputado señaló que esta reforma es una violación al derecho a la libertad de expresión y criminaliza la genuina protesta ciudadana.

“La ley garrote es un intento de coartar los derechos humanos, revela una tendencia muy preocupante que están asumiendo los gobernadores emanados de MORENA en funciones y electos, para imponer su voluntad y sus intereses, por encima de las libertades y los derechos de los ciudadanos”, apuntó el legislador.

Asimismo, el congresista solicitó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación a exhortar a las Legislaturas y entidades federativas a defender el orden constitucional y a rechazar las reformas que atentan contra la libertad de pensamiento y de expresión.  

“Hay muchas formas de atender la protesta legítima, la violencia institucional nunca es ni ha sido la vía, la represión no lo es ni el autoritarismo y por supuesto no lo puede ser la ley garrote”, afirmó el diputado.

En su intervención, Lobo Román mencionó que hay preceptos constitucionales federales y locales que protegen el orden público y apuntó que “hasta los gobiernos más autoritarios han sido cautelosos en ponderar el derecho de la libre manifestación, la obstrucción de vías federales de comunicación ha sido aplicada con distintos criterios”.

Finalmente, hizo un llamado a recuperar el orden institucional y evitar un atropello a las libertades y a los derechos ciudadanos; recordó que “la fuerza de un Estado no radica en su capacidad de acallar la protesta, sino en su capacidad de resolver los conflictos; radica en la posibilidad de generar oportunidades tangibles de desarrollo”.