La legislación sobre “voluntad anticipada” formará parte de la nueva Ley de Salud local que prepara el Congreso de la CDMX

  • Hasta ahora han sido presentadas dos iniciativas en la materia y se realizan foros temáticos con la finalidad de escuchar opiniones de expertos en diferentes materias e integrarlas en la nueva ley
  • Estas leyes tienen implicaciones éticas, jurídicas, culturales y sociales: Dip. Lourdes Paz, presidenta de la Comisión de Salud
  • El objetivo del foro El derecho a la muerte digna “es escuchar todas las voces de especialistas, médicos y juristas”, explicó

Entre los diputados locales de la Ciudad de México existe la sensibilidad para legislar sobre “voluntad anticipada” y “muerte digna” en una nueva legislación que tendrá implicaciones médicas, éticas, jurídicas, culturales, entre otras, anunció este martes la legisladora Lourdes Paz Reyes, durante la mesa 2 del foro El derecho a la muerte digna, organizado por la Comisión del Salud del Congreso local.

En la mesa “La muerte digna y sus implicaciones bioéticas y normativas”, Paz Reyes, presidenta de la comisión, comentó que a la fecha el Congreso local ha recibido dos iniciativas en materia de voluntad anticipada, y recordó que este es un derecho derivado del artículo 6º de la Constitución Política de la Ciudad de México, por lo que estos foros temáticos se realizan con la finalidad de escuchar opiniones de expertos en diferentes materias con el objetivo de integrar propuestas que permitan culminar con una nueva Ley de Salud local.

Cruz Amalia Valdez Elías González, representante de la Comisión de Bioética de la Ciudad de México explicó que el respeto a la autonomía de las personas y prolongar la vida de los pacientes son temas que plantean diversos conflictos en el área de la salud,  en el marco jurídico y en el campo de la ética y la bioética, en los equipos interdisciplinarios en materia de salud y en la sociedad en general.

“Estos dilemas obedecen a ideas, en un primer momento al derecho de los enfermos a decidir sobre sus tratamientos, con base en la figura del conocimiento informado como parte del principio de la libertad individual, y por otro lado la decisión de intervenir en el proceso de la muerte y de la decisión de asistencia relacionados con los cuidados paliativos”, dijo Valdez Elías.

En tanto, el responsable del Área de Cuidados Paliativos y Voluntad Anticipada de la Secretaría de Salud, Ferdinard Recio Solano, quien participó de la creación de la Ley de Voluntad Anticipada en 2008, cuestionó que si bien el Sistema Nacional de Salud ha permitido alargar la vida del ser humano, se preguntó con que dignidad de vida, “realmente tenemos dignidad de vida para poder tener dignidad de muerte”, dijo.

El también tanatólogo comentó que hay más de ocho mil personas que han firmado el formato de voluntad anticipada, de las cuales 60% son mujeres y 40 % son hombres. “Desde el 2008, cuando se creó la Ley de Voluntad Anticipada, también se creó la Ley de Cuidados Paliativos que permite ver al paciente desde su tratamiento y no sólo en fase terminal”, y agregó “que estos foros nos ayudan a informar y a tener conciencia de vivir con dignidad la salud”.

Rosa Icela Hurtado Gallegos, Directora Jurídica y Normativa de la Secretaría de Salud, aseguró que los derechos de los enfermos terminales se encuentran garantizados en la Ley General de Salud y en toda una normatividad, como el artículo 6º que habla de la autodeterminación  personal, y del artículo 9º sobre el derecho a una vida digna y el derecho a la salud, ambos en la Constitución Política de la Ciudad de México.

Agregó  que el título octavo de la Ley de Salud sobre cuidados paliativos establece que tiene por objeto salvaguardar la dignidad de los enfermos en situación terminal, garantizar una muerte natural en condiciones dignas a los pacientes terminales y garantizar los derechos de los mismos.

Al respecto, la diputada Martha Ávila Ventura apuntó que el vivir y morir nos concierte a todos y a todas por ello, dijo “que desde este Congreso y desde la misma comisión de salud vamos a trabajar para garantizar los derechos de los enfermos terminales”.