El Congreso local avanza en la discusión para la propuesta de división de alcaldías

  • Las diputadas Yuriri Ayala, Guadalupe Chávez y Esperanza Villalobos, del grupo parlamentario de MORENA, participaron en el foro Territorio, espacio e identidad
  • Una nueva propuesta de límites territoriales permitiría regularizar tierras y dar certeza jurídica a pueblos originarios, además de mejorar la prestación de servicios públicos en comunidades que están en zonas limítrofes: diputada Yuriri Ayala

Como un esfuerzo conjunto para vincular las propuestas, en materia de límites territoriales de las demarcaciones, de legisladores locales, especialistas, académicos e investigadores, funcionarios del gobierno capitalino, las alcaldías, el Instituto de Geografía y Estadística y las instancias electorales a nivel federal y local, el Congreso de la Ciudad de México celebró el foro Territorio, espacio e identidad.

La diputada Yuriri Ayala Zúñiga, quien fungió como moderadora de la primera mesa de análisis, señaló que este foro es de gran importancia para el Congreso capitalino, ya que es parte de la discusión para definir una nueva propuesta de límites territoriales, que permitiría regularizar las tierras y dar certeza jurídica a diversos pueblos originarios, además de mejorar la prestación de servicios públicos a comunidades que están en las zonas limítrofes.

Recordó que éste el segundo foro del tema que se organiza, a fin de dar cumplimiento al mandato de la Constitución de la Ciudad de México, que plantea el análisis de la viabilidad de la división de las alcaldías, por lo que ya se inició la discusión sobre la conveniencia de dividir Iztapalapa, Gustavo A. Madero y Álvaro Obregón.

La legisladora de la fracción parlamentaria de MORENA y presidenta de la Comisión de Alcaldías y Límites Territoriales reconoció que el INEGI ha acompañado los trabajos del Congreso local para el análisis de los límites territoriales de la Ciudad de México.

La diputada Guadalupe Chávez Contreras, presidenta de la Comisión de Pueblos y Barrios Originarios, lamentó que históricamente éstos han sido afectados por la discriminación, exclusión y desplazamiento, sin embargo, aseguró que en la actualidad se han dado pasos fundamentales para su reconocimiento desde el gobierno federal y de la Ciudad de México.

Indicó que ya se elabora la Ley de Pueblos, Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes en esta ciudad, a partir de dos iniciativas, una de ella y otra del grupo parlamentario del PAN, con un proceso importante de “consulta libre, previa e informada”, que ha consultado a más de cuatro mil personas y recibido más de ocho mil observaciones al dictamen.

Chávez Contreras (MORENA) resaltó que la capital es una ciudad plurilingüe, pluriétnica y pluricultural y que “la Constitución de la Ciudad de México es un referente internacional en el reconocimiento de sus derechos”.

Por su parte, la diputada Esperanza Villalobos Pérez, del grupo parlamentario de MORENA, se refirió a este foro como un espacio para la reflexión y el intercambio de ideas, en que como parte de un Parlamento Abierto, se buscó la pluralidad de voces y diversos enfoques en la materia.

En representación de la Secretaría de Desarrollo Urbano de la Ciudad de México, Lenia Batres Guadarrama, destacó que el debate de los límites territoriales de las alcaldías es un tema importante, ya que está relacionado con la identidad de la población y la solución de conflictos en las comunidades y dar orden a problemas históricos.

Resaltó la necesidad de crear un plano oficial de la ciudad, que funcione como un sistema de consulta directa para la ciudadanía y las autoridades, esté actualizado y homologue la información de las diversas instituciones públicas, incluidas las recaudatorias.

Por parte del INEGI, José Luis Bonilla Mávil, informó que desde 1980 existen 16 demarcaciones en la capital y que a partir de esa fecha esta institución ha mantenido actualizado el marco geoestadístico nacional.

Expuso que en la actualidad la Ciudad de México no puede verse en forma aislada, sino como parte de la Zona Metropolitana más grande del país, con cerca de 22 millones de habitantes. 

La investigadora Martha Olivares Díaz afirmó que el concepto de territorio va más allá del espacio físico, pues incluye aspectos sociales, culturales e históricos. Detalló que en la Ciudad de México existen 156 pueblos originarios, en su mayoría de origen náhuatl u otomí, y más de 40 barrios, sobre los cuales se construyó la ciudad.

Comentó que la Constitución local es una de las más avanzadas en el reconocimiento de los derechos colectivos de los pueblos originarios; y que existe una deuda histórica con ellos, por no haber sido considerados en los procesos de planeación y desarrollo.

El director general de Planeación de la Secretaría de Gobierno capitalina, Primitivo Basaldúa Morales, destacó la necesidad de mejorar los servicios en las alcaldías para mejorar la percepción de la población, que actualmente tiene un alto nivel de desconfianza en las autoridades.

Josefina MacGregor Anciola, directora de Suma Urbana, comentó que esta asociación civil tiene 20 años de experiencia en la realización de estudios para incrementar el bienestar de la población. Señaló la especulación, discriminación y violación sistemática de uso de suelo y derechos como problemas que deben considerarse en las decisiones para la división de alcaldías.

Javier Delgado Campos, director del Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad, de la UNAM, señaló que “las líneas territoriales son líneas imaginarias, pero con incidencia en la vida de la población”, en temas como la seguridad, ya que en las zonas limítrofes se incrementan los actos delictivos; y planteó la posibilidad de un cuarto nivel de gobierno, adicional al federal, estatal y municipal.