COMUNICADO

COMUNICADO

La Ciudad de México es un espacio de libertades y del ejercicio progresivo de los derechos; la manifestación pública y pacífica de las ideas, el derecho de asociación y a disentir están tutelados por la Constitución más avanzada del país y por mecanismos de protección de los derechos fundamentales.



El 2 de octubre, como uno de los eventos trascendentales en la apertura democrática de México, además de tener un significado especial para nuestra comunidad, constituye una paradoja, toda vez que un movimiento que comenzó siendo visto como simple rebeldía estudiantil, terminó siendo el estandarte para proteger la libre expresión de todas y todos.



Al Comité del 68, los estudiantes, sindicatos, sociedad civil, colectivos de mujeres y hombres, ciudadanas y ciudadanos, le decimos que marchamos a su lado para garantizar el ejercicio de sus libertades en el marco de una cultura de la Paz; como parlamento abierto, celebramos el derecho a disentir y el derecho a la memoria, así como el diálogo, la razón y el consenso, siempre por encima del uso de la fuerza o de cualquier mecanismo que busque menoscabar las libertades de nuestro pueblo. Nunca más deben permitirse actos como la represión que dejó un saldo rojo que aún mancha a quienes tomaron la decisión de abrir fuego en la Plaza de la Tres Culturas.



El luto que hoy conmemoramos, enfatiza nuestro compromiso con la sociedad de garantizar los derechos humanos, respetando la libre expresión como un instrumento democrático y como el más inmediato marcador de bienestar ciudadano.


Presidencia de la Mesa Directiva.